Todos FL


Proyecto

La Facultad Libre surge de considerar necesario reconfigurar las formas institucionales a través de nuevos modos de registrar, organizar e inventar el conocimiento en una sociedad atravesada por transformaciones estructurales.

Con 11 años ininterrumpidos de generación de propuestas y actividades, con más de 150 seminarios de libre elección, la FL es hoy una usina mutante que opera como una reserva activa de pensamiento crítico, agudo, y heterodoxo, que “pone a jugar” contenidos de producción propia en la agenda dominante y autocentrada.

En ese sentido, la FL lleva adelante un proceso de elaboración de contenidos de alto nivel, para públicos ampliados,
heterogéneos y de variada procedencia social y formativa, en la búsqueda de redefinir las agendas culturales, intelectuales y académicas hacia la incorporación de experiencias que son externas a los reductores discursos de la unifonía institucional y massmediática.

Ese proceso de elaboración de contenidos, formatos, y nuevas experimentaciones de la relación entre teoría y práctica,
parte ciento por ciento de iniciativas propias e interlocuciones sensibles a otros espacios de nuestra especie o pelaje.

Asumimos el desafío epocal de redefinir qué tipo de instituciones son aquellas que demarcan el tablero en la generación de sentidos de las sociedades actuales, atravesadas ellas, como nunca antes, por un cuestionamiento de las jerarquías antaño establecidas, y por una crisis en las valoraciones sociales de los derroteros vitales de los más.

En un mundo en el que existe una disimetría entre la heterogeneidad de recorridos experienciales, por un lado, y el reducido número de prácticas reconocidas como portadoras de saber en las narrativas hegemónicas del consenso neoliberal y las reducciones massmediáticas, por el otro, entre otras reconfiguraciones consideramos menester apostar por la traducción como saber de aquello que pasa en las experiencias populares, subalternas, plebeyas.

Otra experiencia. Otros saberes. Otros lenguajes. Una Facultad Libre.

Voz en off: Experiencias-docentes de la Facultad Libre

  • E. Grüner
  • E. Ierardo
  • Jesús M. Sanz
  • Laura Klein
  • Ricardo Forster
  • Horacio González
  • León Rozitchner
  • Tomás Abraham
 “La experiencia ha sido de extremado interés para mí, porque se establece, por las propias características de la Facultad Libre, una relación con los estudiantes que es totalmente diferente a la formalizada e institucionalizada en la universidad. El hecho que todos los estudiantes aquí son voluntarios, que no tienen una obligación de cursar una materia porque van a recibir una certificación que diga que aprobaron o no, es muy interesante. Además, la variedad y multiplicidad de experiencias individuales de los propios estudiantes, de edades, de proveniencias culturales, sociales y/o laborales, a uno lo obliga a estar todo el tiempo teniendo en cuenta que no todos van a escuchar de la misma manera. No hay una homogeneidad en el discurso, tampoco en las respuestas, y eso es muy estimulante y a uno lo lleva a pensar mucho”. (Rosario, 2011) 
“Participar de la Facultad Libre de Rosario supone ser partícipe de una forma alternativa de educación que consiste de un criterio que generosamente va más allá de las instituciones, sus formalismo y sus exigencias. Este proyecto, de alguna manera, estimula un interés por la cultura, a través de distintos saberes mediante los distintos cursos. Dado que no es una institución que premie con títulos, sino que el premio es sentirse renovado, supone un espacio que creo que es oportuno propagarlo porque es una forma de reestructurar la educación como un estímulo para la lectura, para la ampliación de una conciencia crítica que nos libera del peligro que la educación se convierta en una forma práctica de conseguir ciertas capacidades. Es como volver a la valoración de la educación, la cultura, los libros, como un alimento para el desarrollo de un pensamiento crítico, y así concebir la posibilidad que las cosas no son solo como nos han enseñado”. (Rosario, 2011).
“Esta experiencia es estupenda, me ha sido sumamente gratificante formar parte de la Facultad Libre. Me parece que este es un fenómeno por desgracia raro en el mundo, con  este tipo de actividades y con gente que está tan interesada en la cultura. Los organizadores de este proyecto deben persistir en que esto continúe contra viento y marea, y los animo a la más radical resistencia”.  (Rosario, 2011)
“Para mí es una experiencia bárbara, que ya había hecho en Venado Tuerto, en donde el pensamiento nace y llega a un punto donde se pueden trabajar textos sin tratar de decodificar y entender, y todo cae en su lugar. De otra manera no sería posible, es como parar de estar corriendo a la tortuga”. (Rosario, 2011) 
“La verdad que este proyecto es extraordinario. Se ha logrado juntar una cantidad de gente que de otra manera no hubiera sido posible encontrar.” (Rosario, 2006) 
“Empeñarse en una idea como esta, de una Facultad Libre, en una ciudad como Rosario que tiene vastas experiencias educativas, que proviene del profundo compromiso educativo que hay en las filas populares, es un hecho destacable. La popular es la forma de conocimiento más profunda y esto no quiere decir que no precise interrogarse continuamente a sí mismo. Lo popular interrogado a sí mismo no deja de ser popular, pero adquiere todos los tonos necesarios de la vida intelectual. Es necesario hacer de la democracia una experiencia cognositiva, por eso hay instituciones que es necesario crear. Están las universidades, pero estas deben mirarse también en el espejo de las experiencias como la de la Facultad Libre de Rosario, que toman y abarcan una enorme porción de los impulsos de conocimientos de la sociedad civil”. (Rosario, 2006) 
“Me sorprende la cantidad de gente. Yo estoy habituado a dar clases en la universidad y comúnmente los grupos son bastante menores. Parece que en Rosario hay un interés por la cultura extraordinario. Algo ha pasado, está pasando, hay un florecimiento, un renacimiento. El hecho de que tanta gente esté aquí presente, tan variada, aparte de agradar, asusta, porque cómo conformar y llegar a tanta gente que debe tener ideas bastante disímiles. Y cómo ustedes van a tener que escuchar a un tipo que tiene una sola idea, evidentemente no va a coincidir con la que todos ustedes tienen”. (Rosario, 2006) 
“Este es un acontecimiento muy importante para mí. Quiero felicitar a todos los organizadores. Yo ya participé en Venado Tuerto, y esto ya tiene una relevancia mayor, donde se ha convocado a gente de todo el país. Voy a tratar de participar para que se consolide este proyecto, con mis clases y con sugerencias, para que sea lo que yo siempre quiero que sean este tipo de convocatorias: lugares de trabajo. Si bien se viene a escuchar al profesor, el trabajo filosófico es fundamental desde un trabajo personal, de lectura, de pensamiento y reflexión”. (Rosario, 2006) 

Adherir a la Facultad Libre