MENU

¿Rizoma?

Este año la Facultad Libre presenta Rizoma, una plataforma virtual de aprendizaje dialógico y colaborativo que busca expandir las propuestas pedagógicas del proyecto en un entorno virtual abierto y participativo, a partir de cursos en línea, recursos y materiales pedagógicos bajo modalidades sincrónicas y asincrónicas.

Donde quiera que estés, podés participar y ser parte activa de una comunidad de conocimiento sin límites definidos. Para esto, partimos de la interpretación de un escenario convergente repleto de oportunidades para la construcción compartida de saberes y el encuentro de múltiples enfoques a partir de propuestas pedagógicas diversas y sin centramientos clausurantes.

Esto, porque la virtualidad posibilitó que el conocimiento se produzca y circule sin un lugar propio, como consecuencia de procesos de descentramientos y deslocalización de los procesos de generación simbólica. Desde esta idea, comprendemos que las comunidades virtuales, autogestionadas y colaborativas, configuran una nueva dinámica de conocimiento, que obligan a analizar las actuales formas en que éste es habilitado y legitimado en función de estos cambios y transformaciones.

 

Contexto

La llegada de Internet y la irrupción de las nuevas tecnologías de la comunicación (TIC) en el campo de la educación provocaron el desarrollo de nuevas prácticas y procesos de enseñanza y aprendizaje en escenarios virtuales. El uso masivo de dispositivos y medios electrónicos conectados a la Web 2.0 permitió una apertura del acceso a la formación, comunicación e interacción, con nuevos procesos y actores, e hizo posible la expansión de las formas y modos de producir, hacer circular y acceder al conocimiento.

El aprendizaje en línea o e-learning emerge como concepto para la definición e intervención de un nuevo contexto que entrecruza a la educación, la comunicación y las nuevas tecnologías. De las aulas al escenario de la convergencia digital, los modelos pedagógicos y comunicativos en entornos virtuales desafían a virar hacia nuevas formas, roles y comportamientos, muy distintos de aquellos que se reproducen en los espacios tradicionales de la educación.

La virtualidad hizo posible que el conocimiento se produzca y circule sin un lugar propio, como consecuencia de procesos de descentramientos y deslocalización del saber (Barbero, 2002). Las comunidades virtuales, autogestionadas y colaborativas, han dado forma a una nueva dinámica de conocimiento, que obligan a analizar las actuales formas en que éste es habilitado y legitimado. En función de estos cambios y transformaciones, el sistema educativo, las universidades en particular, comenzaron a expandir sus propuestas educativas hacia esos entornos, incorporando otras modalidades de cursado, aprendizaje y evaluación.

Muchos de los estudios e investigaciones en el campo del e-learning se centran en los límites de la educación formal, procurando modelos que desatienden los procesos de convergencia que actualmente atraviesa la educación. Aunque el e-learning ha demostrado ser beneficioso en cuanto a la posibilidad de ofrecer contenidos educativos para una gran cantidad de educandos, este modelo no ha demostrado ser lo suficientemente contundente como para ofrecer una metodología de aprendizaje significativamente mejor que la de la educación tradicional, que podríamos etiquetar como ‘cara a cara’ (profesor-alumno y alumno-alumno). Desde esta premisa, “el e-learning se ha desvirtuado a través de la combinación de nuevas tecnologías con viejos modelos educativos, centrados en la transferencia de datos e información” (Cobo y Moravec, 2011:29).

Más cercanas a los paradigmas críticos, donde el saber no busca ser evaluado o acreditado, las experiencias pedagógicas alternativas a los sistemas formales que arriban a los entornos virtuales poseen mayor margen para el desarrollo modelos abiertos, no restrictivos y autogestionarios, con mayores niveles de participación y colaboración.

Perspectiva Educomunicativa 

La Educomunicación aplicada a entornos virtuales de aprendizaje parte de la generación de dos procesos fundamentales: diálogo y colaboración. Por esto, el objetivo central de esta plataforma es potenciar a los usuarios como emisores, ofreciéndoles posibilidades, estímulos y capacitación para la autogeneración de mensajes y contenidos de conocimiento. Su principal función será, entonces, la de proveer a los grupos usuarios de canales y flujos de comunicación – redes de interlocutores, próximos o distantes – para el intercambio y la construcción colectiva de sentidos. Esto, sin resignar la posibilidad de proveer recursos y materiales pedagógicos concebidos ya no como meros transmisores-informadores sino como generadores de diálogo, destinados a activar el análisis, la discusión y la participación de los que formen parte de esta comunidad activa de conocimiento.

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Pinterest
Hide Buttons