El auge de las nuevas tecnologías y los análisis trans-disciplinarios de las mismas, han revitalizado la ya de por sí profusa saga de comentadores acerca del pensamiento de Borges. Así, a los trabajos vinculados a los análisis literarios de sus obras y a aquellos que intentan penetrar en el cosmos borgeano para desentrañar un pensamiento filosófico robusto detrás de la máscara literaria, debemos sumarle artículos y libros que adjudican a Borges el dudoso mérito de ser anticipador de varias de las teorías y desarrollos científicos que marcaron un punto de inflexión desde la segunda mitad del siglo XX hasta nuestros días. De aquí que no deba llamar la atención que se adjudiquen a Borges las grandes intuiciones que transformaron la matemática, la geometría y la física entre otras disciplinas. Por si esto fuera poco, también Borges habría sido aquel que avizoró la revolución del mundo virtual y que prácticamente 50 años antes de la explosión masiva de Internet, adelantó, en un cuento como “El jardín de los senderos que se bifurcan”, categorías compatibles con el hipertexto, el link, la hipermedia o la hiperficción.

Los comentarios estan cerrados.